‘Sumemos capacidades’ por la educación inclusiva de los niños con discapacidad

Niña con Síndrome de Down aprendiendo a coser.
Foto: Entreculturas

La Campaña Mundial por la Educación (CME) reivindica el derecho a una educación inclusiva porque, ¿sabíais que en el mundo 93 millones de menores tienen algún tipo de discapacidad y el 90% de ellos no asiste a la escuela?. Además, los que sí acceden a un plan educativo tienen menos posibilidades de finalizar sus estudios que el resto de sus compañeros.

Por ello, bajo el lema ‘Sumemos capacidades’, la CME reivindica el derecho de los niños y niñas con necesidades educativas especiales a recibir una educación de calidad, sin discriminación y sobre la base de la igualdad de oportunidades que satisfaga sus necesidades básicas de aprendizaje.

‘Sumemos capacidades. Por el derecho de una educación inclusiva’ tiene como objetivos sensibilizar a la sociedad y reivindicar ante los poderes públicos la necesidad de garantizar el derecho a una educación inclusiva a todas aquellas personas que tienen algún tipo de discapacidad.

Para ello, la campaña ofrece materiales didácticos y de difusión para trabajar el derecho a la educación inclusiva en centros escolares que están adaptados a cada nivel de enseñanza. Además, como cada año, se lanza una propuesta de actividad de movilización que esta vez consiste en el Juego de la Oca ‘Avanza por la Educación para Todos y Todas’.

Los centros escolares, las actividades de movilización y las reivindicaciones políticas se llevarán a cabo en la Semana de Acción Mundial por la Educación que se celebrará del 7 al 13 de abril de 2014.

La CME insiste en que los sistemas educativos deben ser diseñados de modo que tengan en cuenta toda la gama de diferentes características y necesidades de aprendizaje. Porque una educación inclusiva beneficia a todas las personas, enriquece el ámbito educativo, enseña a todo el alumnado a apreciar la diversidad, combate la discriminación y promueve sociedades más justas.

Es importante recalcar el factor pobreza, ya que se estima que hay una estrecha correlación entre ambos factores. La exclusión de la educación intensifica los niveles de pobreza y limita las oportunidades en la vida.

Excluir de las aulas al alumnado con discapacidad conlleva una importante exclusión social que no debemos permitir. ¡Sumémonos a la suma de capacidades!

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *