La 7ª sinfonía de Mahler: crónica de un concierto bajo un puente

IMG_0949

Los vecinos del barrio daban los últimos bocados a la tostada del domingo, mientras el público que venía del centro procuraba no perderse el desvío en la carretera de Andalucía para poder llegar a un concierto que el domingo llevó la música de  Gustav Mahler al corazón de Villaverde. Ni siquiera el sol, que el día anterior parecía haberse ido de vacaciones a un país muy muy lejano, quiso faltar a la cita, y dio por fin una tregua a la lluvia del fin de semana.

No había butacas, ni rastro de focos; ayer la música clásica prescindió de toda la etiqueta de la que suele acompañarse para mostrarse desnuda, auténtica y especialmente evocadora. El puente de colores de San Cristóbal de Los Ángeles, emblema del proyecto Autobarrios gestionado por la Fundación Montemadrid, fue el escenario elegido para acoger un nuevo recital del festival ClásicaXContemporáneos II que está llevando la integral de las sinfonías de Mahler a lugares de Madrid donde la música no suele llegar. La Casa Encendida, el Centro Penitenciario de Mujeres de Alcalá Meco o el Hospital Clínico San Carlos han sido algunos de los espacios en los que han sonado las sinfonías, pero este ha sido el primer concierto que se hacía al aire libre y, por ello con más motivo, doblemente especial.

IMG_0987

A las 12.00 horas la gente comenzaba a acercarse al puente, algunos ya sabían que tenían una cita con la música clásica, otros llegaban por casualidad y se asomaban curiosos al ver instalado un enorme piano de cola bajo el puente del barrio. Los pianistas Juan Carlos Garvayo, Premio Nacional de Música 2013, e Isabel Pérez Requeijo repasaban por última vez algunos pasajes, el viento hacía moverse la lona con la que se protegían de la corriente y las corcheas de las partituras danzaban al son del 4:4 y de la brisa. Cosas del directo. Adultos con sus bebés, señores mayores, jóvenes del barrio que venían en bicicleta… Mahler nunca se hubiese imaginado tener un público tan diferente y tan heterogéneo, pero sospechamos que como adelantado a su época le hubiese gustado semejante experiencia.

El Coro Corinto, agrupación de jóvenes de San Cristóbal de Los Ángeles, fue el encargado de abrir el recital con una selección de temas folk. A pesar de la juventud, no era su primera vez; entre otras actuaciones, también cantaron debajo del puente durante la celebración del TedxMadrid. Vestidos de negro, solo roto por algún elemento de color rojo, cantaron un repertorio variado, algunas piezas más clásicas y otras adaptaciones originales. Al terminar su actuación, y no sin recibir antes una buena ración de aplausos, Xavier Güell, director artístico del festival, hizo un breve impasse para presentar a los pianistas y dar algunos detalles de la 7ª Sinfonía de Mahler que calificó como la pieza más “moderna, atormentada y avanzada de su carrera”. Era el momento en el que los músicos separaban la banqueta y se sentaban frente al piano.

IMG_0493

Un poco de brisa, un poco de humedad y otro poco de color se fundían en el ambiente. No era necesario amplificar el sonido que inundó los bajos del puente. A veces, al fondo del puente, pasaban veloces trenes, cuyo traqueteo no se llegaba a escuchar, pero que hacía aún más sorprendente la experiencia. El piano se llevaba todas las miradas. Los pianistas tocaban concentrados la adaptación de la sinfonía a cuatro mano al tiempo que los fotógrafos capturaban la escena y los niños asomaban sus cabezas por las esquinas de la carpa, curiosos, viendo algunos por primera vez cómo se tocaba un piano en directo. Los movimientos de la sinfonía se sucedieron, la pedalera amplificaba el sonido y la música ejercía un poder hipnótico sobre el público: la sencillez de la puesta en escena, la penumbra de la luces bajo el puente y una enérgica interpretación hicieron cobrar sentido al lema de este ciclo “La Música Nos Salva” y demostró que fuera del centro, de las salas y teatros, hay espacios aún por descubrir, iniciativas que llevan la vida cultural al extrarradio. Una mañana especial, un punto y aparte para este ciclo de conciertos que volverá a llevar la música el próximo mes de mayo a otro lugar especial, el centro Ponce de León.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *