«La FP es una alternativa mucho más flexible y motivadora y se adapta a cualquier tipo de perfil»

El cierre de los centros de enseñanza en 194 países debido a la pandemia ha generado una transición forzada a los contenidos online. Con la vuelta a las aulas, se hace necesaria una reflexión acerca de la forma de enseñar y sobre cómo los docentes han de ofrecer un apoyo que va mucho más allá del ámbito pedagógico. La inserción laboral, la formación en FP o la organización de los centros en la llamada “nueva normalidad” son temas que generan preocupación a gran parte de la población. Hemos preguntado acerca de todas estas cuestiones al equipo docente de FP del nuestro centro Ponce de León y a Juan Antonio Jiménez, coordinador de Centros Educativos y Becas de la Fundación Montemadrid.

¿De qué forma se va a articular la  posibilidad de integrar la formación semipresencial en los centros FP de Fundación Montemadrid? ¿Crees que el formato online ha llegado para quedarse, en el llamado formato Blended Learning de educación híbrida? 

La situación que estamos viviendo ha acelerado muchos procesos de cambio y uno de ellos, sin duda, ha sido la forma de enseñanza. Creemos que sí, que la educación semipresencial ha llegado como solución para muchos niveles educativos, entre ellos la FP. No obstante, aunque la tendencia de muchos centros es la de ofertar enseñanza online, nos parece complicado en determinadas especialidades de formación profesional que tienen una parte muy práctica. La presencia del alumnado es vital en el centro por la necesidad de uso de maquinaria, herramientas, equipos y recursos que muy difícilmente se pueden manipular en casa. Es por este motivo por el que no vemos operativa la enseñanza 100% online.

Algunas de las enseñanzas ofertadas en el Centro de Formación Padre Piquer o en Ponce de León son Administración y Finanzas, Administración de Sistemas Informáticos en Red o Mediación Comunicativa. ¿Cómo se plantea la inserción laboral hacia los estudiantes de estas FP? 

Es un trabajo continuo de contacto con las empresas por parte de los tutores de prácticas.  Se basa en una relación de confianza entre las empresas y los centros, que se va construyendo junto a los alumnos. También es importante identificar los cambios y avances que se van produciendo en cada sector, para incorporarlos en la formación de los alumnos de cara a facilitar el proceso de inserción laboral. El ciclo de Mediación Comunicativa, por ejemplo, con un claro componente social, encuentra nuevas oportunidades de empleo en el ámbito de la discapacidad. Y cada vez son más las entidades, asociaciones y organismos que se plantean incorporar la figura del mediador.

FP y Universidad

¿Hay datos que confirmen que formarse en FP es una alternativa viable a la universidad?

El dato más claro es que un 42,3% de las ofertas de trabajo publicitadas en 2018 requirieron un grado de FP, frente a un 38,5%  de las demandas de universitarios, según un informe de The Adecco Group Institute e Infoempleo.

Hubo un tiempo durante el cual no se apostaba por la FP. Pero cada vez es mayor en presencia, a nivel social, y hay mayor interés en la misma por parte de los estudiantes. Todavía nos queda mucho por recorrer, porque este país necesita muchos más técnicos que licenciados, pero este cambio de tendencia ya es imparable, gracias al esfuerzo de las Administraciones Públicas, de las empresas y de la calidad de la oferta formativa.

La FP dispone de recursos y docentes de gran calidad y tiene, además, una alta inserción laboral. Este hecho facilita que muchos de los estudiantes se decanten por la FP en un tiempo en el que muchos licenciados se ven abocados a trabajar en el extranjero tras terminar la universidad porque aquí no lo encuentran.

Existe cierta infravaloración de la FP y la mayoría de los recursos se destinan a la universidad. ¿Cómo se puede transmitir el mensaje de que la FP va a permitir a los estudiantes encontrar una salida profesional en menos tiempo, al basarse en contenidos prácticos y de aplicación real?

Creemos que una gran parte de esa labor la tiene que llevar a cabo los orientadores de los centros educativos. Al conocer al alumnado podrán dar respuesta a sus necesidades.

Muchos alumnos manifiestan que los contenidos de la ESO y Bachillerato no se ajustan a sus necesidades. Desde el departamento de orientación se intenta hacer ver, tanto a alumnos como a sus familias, los beneficios de la práctica continua en FP y unos contenidos más acordes con sus valores vocacionales.

La nueva normalidad y la vuelta a clase

La crisis ha afectado a muchos estratos sociales diferentes. Nos interesa especialmente conocer sus efectos en la educación. ¿Cuál ha sido o va a ser la atención al impacto psicológico y emocional de la pandemia en alumnado y profesorado?

Durante el confinamiento el profesorado ha estado volcado ayudando, mimando, escuchando y atendiendo al alumnado. Una gran parte del tiempo se ha dedicado a tutorías, a animar o a escuchar, lo cual ha supuesto una sobrecarga para los docentes. Además, hemos chocado con la realidad de muchos de nuestros alumnos. Es decir, con su vulnerabilidad, especialmente si tomamos en consideración los entornos sociales donde se ubican nuestros centros. Se ha hecho una gran labor más allá del ámbito pedagógico.

El profesorado ha demostrado una sorprendente capacidad de trabajo y de adaptación a la situación, al tiempo que se veía obligado a conciliar con su familia. Ha sido un esfuerzo sobrehumano que ha supuesto un desgaste emocional pero que también ha significado un reencuentro con los valores vocacionales de estos profesionales.
Y todo ello se ha visto recompensado con el agradecimiento de las familias y de los alumnos.

¿Cómo se plantea la vuelta a las clases en esta situación?

Es normal que todos sintamos cierto temor a la vuelta a los colegios. Es patente la preocupación, así como las dudas, por parte de profesores, alumnos y familias. Dada la dificultad de la situación que se nos plantea, entendemos que el camino es hacer partícipe de la misma, con total transparencia, a toda la comunidad educativa. El esfuerzo común es el que facilitará que todo salga bien.

La FP y las personas con discapacidad

¿Por qué crees que la FP es una salida formativa y profesional ideal para las personas con discapacidad? 

Bachillerato está muy enfocado a la EvAU (Evaluación para el Acceso a la Universidad) y no es lo que necesitan los alumnos, tengan o no discapacidad. Los contenidos se hacen mucho más densos y las adaptaciones casi desaparecen. La FP es una alternativa mucho más flexible y motivadora, con posibilidad de adaptarse a cualquier tipo de perfil.

¿Existe igualdad real de oportunidades para las personas formadas en FP y con discapacidad?

En nuestro centro Ponce de León, desde luego. No distinguimos entre alumnos con discapacidad o sin ella. Todos nuestros alumnos/as tienen las mismas oportunidades de aprendizaje. Intentamos adaptarnos a cada alumno/a para dar respuesta a sus necesidades, sean cuales sean, acompañándolo en todo el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Volviendo a la organización y logística de las clases. ¿Cómo se organizan los espacios o los contenidos para estudiantes con discapacidad o con necesidades educativas especiales? 

No podemos hablar de discapacidad en general. No es lo mismo tener un alumno/a con discapacidad intelectual, que auditiva o motórica. En el Ponce de León, la mayoría del alumnado tiene discapacidad auditiva y los contenidos se adaptan. Todo nuestro profesorado tiene la formación y experiencia necesaria para adaptar los textos para los alumnos con discapacidad auditiva, bajo la guía del Departamento de Orientación.

La consabida distancia de seguridad, ¿va a crear un perjuicio a los alumnos con discapacidad? 

El uso de las mascarillas transparentes va ser fundamental para «romper» esa barrera comunicativa que se nos plantea ahora debido al Covid-19 . Vamos a disponer de ellas en el centro y a adaptar nuestras metodologías a esta nueva normalidad. Esto conllevará ciertos cambios que lograremos implementar con el esfuerzo de todos.

El futuro de la FP

El pasado julio se presentó el Plan de modernización de la Formación Profesionaldotado con 1.500 millones de euros, con el objetivo de potenciar la FP dual y de incorporar a la PYME al ecosistema de formación profesional. De igual forma, el Ministerio de Educación tiene un portal llamado TODOFP. ¿Crees que existe un interés real por parte de la administración de recuperar la FP como alternativa real a una “sobresaturada” universidad? 

Aunque aún hay una tendencia por parte de las familias a encaminar a sus hijos a la universidad, también se percibe un cambio notable en favor de la FP. Como hemos comentado antes, también hay una apuesta clara por parte de la Administración. Eso sí, todavía hay que mejorar los recursos para los centros y recuperar el concierto educativo para los ciclos superiores.

 

El Informe sobre las Enseñanzas no universitarias. Datos avance 2019-2020 dice que las enseñanzas de FP presentan un incremento significativo del 6%. Esto se traduce en 50.511 alumnos más que el curso anterior. Por grados, la FP Básica aumenta un 3,6%, el Grado Medio un 5,9% y el Grado Superior un 6,6%. Una parte significativa de estos incrementos es debido al aumento del régimen a distancia. Sin duda son unos datos positivos… ¿Han notado este incremento de alumnos en los Centros de Fundación Montemadrid?

Si, estamos notando una evolución positiva de la demanda de FP en los últimos años. Aunque en los Ciclos de Grado Superior, debido a la eliminación del concierto educativo, todavía no hemos recuperado los niveles de matrícula de hace cinco años.

¿Habrá sitio para todos? ¿O en un futuro no muy lejano este incremento puede suponer un problema para gestionar las becas y crear oportunidades de igualdad para todos los alumnos?

Creemos que es necesario y debería haber sitio para todos. Los centros de Fundación Montemadrid se han adaptado a las demandas y seguirán haciéndolo cuando sea necesario. Pero las becas no son la solución para garantizar la igualdad de oportunidades, sino el concierto educativo de los ciclos superiores.

Sobre nuestros centros

Nuestros centros y nuestro programa de becas para estudiantes de FP son proyectos de referencia en el ámbito educativo. En el Centro Ponce de León, especializado en personas sordas, se imparte Educación Infantil, Primaria, Secundaria, Educación Básica Obligatoria y FP. El centro de Formación Padre Piquer cubre una oferta que abarca la ESO, Bachillerato, FP, Formación Ocupacional y consta de un Servicio Integral de Inserción Laboral.

Fundación Montemadrid tiene un firme compromiso con los grupos y personas más vulnerables, trabaja en favor de la inclusión y la igualdad de oportunidades y promueve una acceso a la educación, el empleo y la cultura.

Puedes contactarnos en proyectoseducativos@montemadrid.es y te informaremos acerca de todo lo relacionado con nuestros centros y nuestros programas educativos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *