Madrid: territorio contaminado

El reloj de la puerta del solMalas noticias para los madrileños. Ecologistas en Acción ha presentado los datos de calidad del aire en Madrid durante el primer trimestre de 2011 y los índices de contaminación son más elevados que el año pasado. Mientras tanto, el Ayuntamiento de la ciudad recomienda a los madrileños que no hagan deporte los días en los que los índices de polución sean altos.

Los datos recogidos no mienten: todas las estaciones de medición, salvo las tres situadas en zonas no urbanas (El Pardo, Casa de Campo y Juan Carlos I) están por encima del valor límite anual de dióxido de nitrógeno (NO2). La ley fija este límite en 40 microgramos por metro cúbico (µg/m3), pero la media de toda la red está en 53.

Esta situación es más grave que la de ver el skyline de la capital cubierto por una espesa bruma. La contaminación atmosférica incide en la aparición y agravamiento de enfermedades respiratorias, así como otras asociadas, como las vasculares y tipos de cáncer. La Comisión Europea calcula que la contaminación atmosférica provoca en la UE unas 400.000 muertes prematuras anuales, 16.000 de ellas en España.

Ecologistas en Acción considera que son necesarias y urgentes medidas contundentes para atajar este grave problema de salud pública provocado, sobre todo, por el excesivo tráfico de automóviles. Por ello, ha presentado algunas iniciativas para reducir la contaminación: elaborar y poner en marcha con urgencia los Planes de Mejora de la Calidad del Aire a los que obliga la legislación, para garantizar en el menor tiempo posible el derecho de los habitantes de la Comunidad de Madrid a respirar aire limpio.

– Elaborar y poner en práctica un Plan de Movilidad Sostenible para la Comunidad de Madrid que fije como prioridad la reducción de la contaminación y de los impactos derivados del actual modelo de transporte. Este plan puede incluir al anterior.

– Moratoria para las nuevas carreteras y autovías previstas tanto por la Comunidad de Madrid en el Plan de Carreteras 2007-2011, como por el Ministerio de Fomento. Es necesario detener la espiral urbanización-carretera-urbanización cuyo epicentro es el coche y que nos ha llevado a la situación actual de incremento del tráfico y de alta contaminación.

– Aparcamientos disuasorios en las estaciones de transporte público del área metropolitana.

– Carriles bus segregados en todas las autovías de acceso a la capital.

– Establecer un límite de velocidad a 80 km/h en el área metropolitana de Madrid, tal y como se ha realizado con notable éxito en Barcelona desde finales de 2007 hasta enero de 2011.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *