Los antiguos parientes de Rodolfo el reno nos dan claves sobre el cambio climático

Reno en la nieve
Foto: CSIC

Puede que el reno más famoso de la historia sea Rodolfo, un curioso animal que todos tenemos muy presente en estas fechas navideñas. Hoy, desde este blog os contamos que la genética de los ‘parientes’ de Rodolfo nos dice mucho sobre el pasado y el futuro de los ecosistemas polares y boreales.

Así lo concluye un estudio internacional en el que ha participado el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) sobre genética de las poblaciones del reno, cuyos resultados se han publicado en la revista Nature Climate Change.

También conocido como caribú, el reno se distribuye en las regiones polares y boreales de América y Eurasia y la investigación que acaba de publicarse revela la presencia de dos grandes linajes que divergieron hace unos 300.000 años. Uno se distribuyó por toda Eurasia y el oeste y norte de América, y otro experimentó una distribución restringida a las regiones polares y boreales del este de América.

La combinación de datos genéticos y novedosas herramientas de modelado espacial ha permitido reconstruir los patrones de dispersión y colonización de la especie después de la última glaciación y estimar las regiones geográficas que dieron lugar a los linajes actuales. Por otro lado, estas mismas herramientas han ayudado a explicar qué factores determinan la diversidad genética de sus poblaciones

Son palabras de Joaquín Ortego, investigador del CSIC en el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos.

El estudio, liderado por la Universidad de Laval en Québec (Canadá), ha caracterizado, con distintos marcadores moleculares, más de 1.200 individuos de caribú procedentes de todo su rango de distribución, lo que, según el investigador:

Ha permitido estudiar en detalle sus patrones espaciales de diversidad y estructura genética, determinar qué factores han modelado esos patrones en el pasado y, lo que es más importante, estimar su situación futura ante el escenario actual de cambio climático global

Los datos ponen de manifiesto que las poblaciones localizadas en zonas climáticamente más estables y que han sido más adecuadas para la especie durante largos periodos de tiempo presentan mayores niveles de diversidad genética en la actualidad.

Precisamente estas zonas son en las que los científicos prevén mayor estabilidad ante distintos escenarios de cambio climático, lo que las convierte en el punto de mira de futuras políticas de conservación encaminadas a la preservación de la especie.

El caribú no es solo una especie carismática por distintos aspectos culturales, sino que también es de gran relevancia ecológica y económica por su gran impacto en el funcionamiento de los ecosistemas boreales y polares y por su importancia en la dieta y economía de distintos pueblos y comunidades aborígenes

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *