Se frena la matanza que acabó con 100.000 halcones Amur en India el pasado año

Halcón de Amur en vuelo
Foto: Tom Lindroos/ BirdLife

Decenas de miles de halcones de Amur fueron capturados el pasado año en el estado indio de Nagaland, paso obligado en su viaje migratorio de 22.000 kilómetros desde China hasta Sudáfrica, para ser vendidos como comida. En 2013, la movilización internacional ha hecho que las autoridades protegiesen a la especie y no se ha capturado ni un solo ejemplar.

La matanza de 100.000 halcones en India quedó plasmada en un video, que hizo saltar la voz de alarma a las organizaciones ecologistas, tras ver en toda su crudeza la caza de decenas de miles de estas rapaces insectívoras. Una vez capturadas, las aves se enviaban a los mercados locales, muertas o vivas, para ser ahumadas y vendidas como comida.

Fue la Bombay Natural History Society, socio de BirdLife, la organización que se movilizó para obtener una respuesta: las capturas se detuvieron, las redes se destruyeron y los cazadores ilegales fueron detenidos, pero el daño que se había hecho ya no pudo ser reparado.

Este año, la campaña internacional impulsada por BirdLife ha organizado un completo programa para mantener a los halcones a salvo en torno a la reserva de Doyang, lugar que emplean de dormidero durante su viaje migratorio.

Como resultado, ni un solo halcón de Amur ha sido atrapado durante la migración otoñal de 2013 y las actitudes han cambiado tanto en tan solo un año que los ejemplares de la especie son tratados ahora, en palabras del gobernador del estado indio de Nagaland, como ‘estimados huéspedes’.

Por la reserva de Doyang pasan un millón de halcones Amur cada año. Este espacio será incluido en breve en la Red de Áreas Importantes para las Aves y la Biodiversidad (IBA) de la organización BirdLife.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *