Seis ideas para vivir una vida más ecológica

Algunos creen que adoptar un estilo de vida ecológico resulta caro o trabajoso, que tendrán que gastar mucho dinero o llevar a cabo grandes esfuerzos para lograrlo. Nada más lejos de la realidad. Si realmente tenemos voluntad de respetar más nuestro medio ambiente, cambiar algunos de nuestros hábitos es sencillo; basta con proponérselo en serio y con auténtica determinación. Hoy queremos proponerte algunas ideas fáciles y baratas que pueden ayudarte a comenzar.

  1. Cosecha tu propia comida. Esto es incluso divertido. Cuanto más espacio tengas, mejor; pero no necesitas vivir en una casa con jardín para obtener una modesta cosecha. En Internet hay muchas guías que te ayudarán a hacer tus cultivos en función de tus posibilidades, como esta de Ecologistas en Acción. Y no olvides que es posible encontrar huertos urbanos comunitarios en cada vez más ciudades. Aquí encontrarás información sobre esta clase de iniciativas en Madrid.
  2. Preocúpate por aprovechar mejor los alimentos. Mucha gente tiene por costumbre improvisar tanto en la despensa como en la cocina. Pero dedicar diez o quince minutos a la semana a planificar la compra y los menús puede evitar el desaprovechamiento de una gran cantidad de comida. En lugar de ir ‘a ciegas’ a la tienda o el mercado, establece qué necesitas y en qué cantidades antes de salir de casa.
  3. Infórmate sobre aquello que consumes. Leer las etiquetas, conocer la procedencia de nuestra ropa, nuestros alimentos y cualquier otro producto que utilicemos es una costumbre muy sana. No sólo puede ayudarte a cuidar del medio ambiente, sino también tu propia salud. Actualmente es más sencillo que nunca acceder a información. Además, en cuanto sepas qué distribuidores son fiables, cambiarás tus rutinas y sabrás perfectamente dónde adquirir cada cosa, sin renunciar a nada por quedarte con los más ecológicos. Aquí tienes un completo directorio de tiendas ecológicas en toda España.
  4. Acostúmbrate a reutilizar. También puedes planteártelo como un juego. Antes de tirar a la basura ropa, muebles, envases… deja volar tu imaginación y piensa si puedes ‘fabricar’ algo con ellos. Para comenzar a estimular tu creatividad, puedes buscar en la red ideas para decorar reciclando, por ejemplo.
  5. Hay mucho que hacer en casa. Cambiar las bombillas y usar modelos ecológicos, evitar la utilización de bolsas de plástico, emplear la energía y el agua de manera más responsable, separar los residuos, gastar menos papel… seguro que dedicando un rato a la reflexión encontrarás muchos aspectos mejorables en tu hogar.
  6. El transporte. Este es un aspecto en el que casi todos podemos mejorar, porque todos sabemos cómo hacerlo. También es quizá el que requiere un mayor esfuerzo. Pero vale la pena apostar por la bicicleta, por el transporte público y por un uso más sensato de nuestros automóviles particulares.

Como puedes ver, si fuésemos muchos los que adoptásemos estos pequeños hábitos, el cambio a nivel global sería verdaderamente importante. ¿Te animas a dar el primer paso?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *