‘La identidad’ en los artistas de Generación 2021

En nuestra apuesta por ofrecer a los artistas jóvenes un lugar donde experimentar y crear una relación con el público y la crítica, presentamos hace unas semanas la exposición de Generación 2021. En ella, un total de ocho proyectos de artistas menores de 35 años exponen actualmente en La Casa Encendida tras resultar ganadores de nuestra convocatoria Generaciones.

Una muestra que reúne la visión de artistas de distintos países de Latinoamérica y España que, a través de distintos formatos artísticos, coinciden en la reflexión de la identidad, tanto individual como colectiva, con conceptos que, desde su experiencia personal, se revelan como alternativas para cuestionar el orden establecido. Hacemos un recorrido por cada uno de los proyectos expuestos y os animamos a visitar la exposición en las salas B y C de La Casa Encendida hasta el 9 de mayo.

Entrevista a Ignacio Cabrero, comisario de la exposición Generación 2021 de Fundación Montemadrid

 

Nada más adentrarnos en la primera sala, nos encontramos con la obra de Simón Sepúlveda (Chile, 1989) titulada 1989-2019. Una línea de tiempo sobre la transición política en Chile en la que el artista genera diferentes obras colaborativas  en las que reflexiona en torno a la sociedad, territorio, política y migración. “La idea de esta obra es mostrar ejercicios muy diversos en materiales pero con el fin de enseñar una visión sobre una época histórica de mi país”, explica.

Cruzando una cortina de un color blanco crudo, visualizamos la obra La prótesis que dirigió al órgano contra sí mismo, de Helena Vinent (Barcelona, 1988), quien nos propone una pieza sobre la idea de la ortopedia: un elemento extraño al cuerpo que suple la acción que “debería” realizar él mismo. Una creación que surge desde “la idea de la prótesis desde una perspectiva crítica, entendiéndola como un instrumento que modifica el cuerpo para adaptarlo a una lógica capacitista que dicta que el cuerpo encaja en el marco del capitalismo, haciéndolo funcional”.

A su lado, encontramos otra cortina, en esta ocasión roja, de plástico y semi transparente. Es la obra de María Alcaide (Huelva, 1992), Piel (Carne de mi carne), en la que nos presenta un vídeo en el que la artista reflexiona sobre nuestra la relación entre la carne y la violencia que esconde la identidad entendida como “normal”: “Intento poner en relación la teoría de la antropóloga  francesa, P. Touraille, que especulaba con la idea de que en la era primitiva los hombres se apropiaban de los trozos de carne de mayor tamaño y consecuentemente del espacio de una manera dominante, con mi propia familia de carniceros».

En frente de esta pieza audiovisual, nos trasladamos a otra, pasando del color rojo al negro, donde Claudia Claremi (España/Cuba, 1986) presenta Amnesia colonial (estupor). Una película sensorial en la que se plasma una crítica al racismo, a la desmemoria colonial y a la “blanquitud” y sus formas de operar y perpetuarse. La obra está construida a partir de imágenes y sonidos filmados en la ciudad de Alcoi (Valencia) durante la cabalgata de los Reyes Magos, en la que se practica la técnica black face. “Hay una desconexión entre la celebración y el origen y significado de lo que representa”, señala la artista.

En la sala conjunta, la sala C, nos encontramos con la instalación de Javier Bravo de Rueda (Perú, 1989), Apucllay: juego y duelo, en la que toma como referencia la idea del juego apoyada en tres estructuras y un dibujo con la que trata de crear “una reflexión en torno a mi situación como migrante desde la diáfora”.

En el centro del espacio se encuentra una habitación que nos podría recordar a un cuarto de un internado. Con esta instalación, el colectivo nucbeade, formado por Quiela Nuc, (Madrid, 1990) y Andrea Beade (A Coruña, 1988) presentan su obra Licencia de amor B y P con la que se reproduce una de las habitaciones o “celdas” del centro Nuestra Señora del Pilar, sede del Patronato de Protección a la Mujer ubicada en San Fernando de Henares (Madrid) que permaneció activa entre 1944 y 1985. Esta representación nos traslada a un lugar en el que se ejercía una represión violenta: “Nuestra intención es hablar de esta represión hacia las personas a las que se consideraba que estaban fuera de la norma y hablar de estos relatos de vida de resistencia y afectos que han sido silenciados”.

A su lado podemos apreciar la obra de Lucía Bayón (Madrid, 1994), I, Stubborness. Una instalación escultórica que nace del uso de la máquina industrial Hollander que se inventa en el siglo XVII para acelerar la producción de papel y, a día de hoy, se utiliza en las fábricas textiles. Consiste en una máquina que, con una serie de cuchillas y un ciclo de agua, destruye el papel o el algodón. “A partir de esa pulpa genero piezas que tienen la idea de querer mantener ese líquido o material que no tiene forma cuando no está en su carácter más puro, pero que a través de moldes generan ese rastro de vasijas”, explica la artista.

Para finalizar la exposición, Isabel Marcos (Madrid, 1986) detiene su mirada en la ingobernabilidad del agua con Arquitectura Mojada. Una realidad que hemos tratado de someter a lo largo de los años a nuestros intereses particulares: “Es una instalación que explora la narración política entre la arquitectura y los cuerpos de agua partiendo de una planta potabilizadora de agua localizada en los Países Bajos”.

 

Con este breve recorrido os animamos a visitar la exposición Generación 2021 en nuestro centro La Casa Encendida hasta el 9 de mayo.

 

Sobre Generaciones

La Fundación Montemadrid convoca anualmente Generaciones, un proyecto que desde el año 2000 muestra los diferentes canales de creación en los que trabajan los jóvenes artistas residentes en nuestro país. Con esta convocatoria se posibilita a los creadores menores de 35 años, desarrollar un amplio proyecto, que puede no estar finalizado, permitiendo a los jurados detenerse en los procesos creativos. El resultado es una exposición en la que se muestran los ocho proyectos ganadores de esta convocatoria que serán presentados en el mes de febrero del próximo año en La Casa Encendida.

 

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *