La estimulación cerebral profunda ayudaría a mejorar las habilidades para conducir de los pacientes con Parkinson

cocheLos pacientes con Parkinson, debido a los temblores y a la lentitud de movimientos que les provoca la enfermedad, incluso en sus fases iniciales, se pueden ver obligados a dejar de conducir sus vehículos, por lo que sufren una pérdida de independencia muy importante.

Hoy os hablamos de esta circunstancia porque la edición digital de la revista Neurology acaba de publicar un estudio realizado por el Centro Médico Universitario Hamburg-Eppendorf, en Alemania, que indica que la estimulación cerebral profunda en enfermos de Parkinson puede tener un efecto beneficioso para su capacidad de conducir vehículos.

Esta estimulación cerebral profunda requiere de un implante quirúrgico con el que se envían impulsos eléctricos al cerebro y, en la mayoría de las ocasiones, sirve para mitigar los principales problemas motores causados por la enfermedad de Parkinson.

En esta investigación participaron un total de 65 individuos de los que 23 tenían estimuladores cerebrales profundos, 21 tenían la enfermedad de Parkinson pero no se les había implantado ningún estimulador y otros 21 cognitivamente sanos. Todos ellos habían estado conduciendo durante más de 30 minutos al menos una vez a la semana, durante los tres años anteriores.

Las personas con estimuladores completaron la prueba un total de tres veces, una de ellas con el estimulador cerebral activado, otra con él apagado y una tercera cuando se les acababa de suministrar una dosis de Levodopa, el medicamento más usual para los enfermos de Parkinson.

Los enfermos de Parkinson sin estimulación realizaron todas las pruebas de conducción significativamente peor que el resto de grupos, mientras que aquellos que tenían activada la estimulación mejoraron de forma ostensible sus resultados y mejoraron en la precisión e incluso lo hicieron mejor que los del grupo de la muestra que no tenían Parkinson.

A pesar de que los resultados de este trabajo son bastante esperanzadores, recordamos que es absolutamente imprescindible consultar a un médico especialista que evalúe las facultades del paciente y su capacidad para conducir cuando ha desarrollado la enfermedad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *