La lucha por el agua de las mujeres de Tombou

Es posible que el nombre Tombou no signifique absolutamente nada para ti, que nunca hayas escuchado hablar de un lugar llamado así. Se trata de una pequeña aldea situada en el sur de Mauritania, en las proximidades de la frontera con Senegal de este país del noroeste africano. Y es allí donde encontramos el ejemplo de una cooperativa de mujeres que lucha por salir adelante con su propio trabajo, cultivando pequeños huertos. Su gran problema es la escasez de agua en la zona.

Según marca la tradición, en Tombou los hombres se dedican al ganado, mientras que las mujeres buscan y recogen agua y practican la agricultura. Tratando de mejorar sus condiciones de vida y trabajo, ellas se han organizado en una cooperativa. De ahí surgió la idea de reunirse con el jefe de la aldea para solicitarle un nuevo punto de agua que les permita regar sus huertos: según relatan los compañeros de Acción contra el Hambre, hasta 150 mujeres se presentaron en la casa de la autoridad local para entablar las negociaciones.

Hasta la fecha no han tenido más remedio que obtener el agua de un agujero excavado en el curso de un arroyo que ya se ha secado. Ese agua no sólo se usa para alimentar tierras, sino también para consumo humano. Su extracción es difícil y trabajosa; y el contenido del líquido pone en riesgo la salud de las gentes de Tombou. Por el momento no existe alternativa para ellos. Un argumento más para que las mujeres de la cooperativa agricultora sigan peleando por cambios que conduzcan a un futuro mejor.

Afortunadamente, Acción contra el Hambre también ha querido implicarse en esta lucha. La organización está desarrollando en ese área de Mauritania un programa de formación para mostrar a los nativos cómo perforar pozos manuales. El primer intento, como no podía ser de otro modo, se ha llevado a cabo en Tombou. La mala suerte ha querido que se encontrase roca dura a siete metros de profundidad, algo que ha obligado a paralizar temporalmente la excavación. Pero aquí nadie tira la toalla y ya se barajan opciones para poner solución al problema del agua. Con la fuerza y la implicación de estas valientes mujeres, seguro que pronto podemos hablar de una justa recompensa a sus esfuerzos.

Fuente imagen: Acción contra el hambre

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *