Montemadrid Vives Emplea -Despega San Cristóbal, una transformación profesional y personal

Participantes del Proyecto Montemadrid Vives Emplea 2019 en Casa San Cristóbal a comienzo del nuevo curso.

A veces encontrar un trabajo se nos resiste y cuando, además, la búsqueda se alarga en el tiempo pierdes la confianza, sientes que es una tarea imposible y empiezas a pensar que no hay un empleo para ti.

Para salir de esa situación, Fundación Montemadrid participa estrechamente con Acción contra el Hambre en el Proyecto Montemadrid Vives Emplea. Despega San Cristóbal desde hace 4 años. Es una iniciativa cofinanciada por el Fondo Social Europeo que dirigimos a todas las personas desempleadas, de media o larga duración, en situación vulnerable y que viven en San Cristóbal de los Ángeles y en otros barrios aledaños.

A través de talleres, que se celebran semanalmente en nuestro Centro Sociocultural Casa San Cristóbal, nos reunimos en grupo para abordar la búsqueda de empleo, ya sea en una empresa o por cuenta propia con la puesta en marcha de una idea de negocio. A lo largo de cada sesión mejoramos nuestro autoconocimiento, fomentamos la motivación y mejoramos nuestras competencias. Trabajamos juntos de manera cooperativa, formando un equipo y junto al apoyo de un coach y de voluntarios que nos aportan sus experiencias y conocimientos profesionales. En realidad, aunque tenemos un programa con los puntos que queremos desarrollar, estos varían y se adaptan según las necesidades del grupo y los intereses porque no se trata solamente de un programa al uso, sino de apoyar y ofrecer herramientas que les sean útiles a cada persona para que pueda encontrar el empleo que necesita.

Transformación personal

En ese sentido, después de pasar por el proyecto, los participantes viven también una transformación personal, nos explica Cristina Cózar, técnica de Inclusión Sociolaboral Vives Emplea-Despega San Cristóbal. “Es increíble cómo cambian las personas tras pasar por Vives Emplea-Despega San Cristóbal. Cuando llegan a la entrevista inicial, su actitud suele ser bastante pesimista y reflejan en todos sus gestos el malestar que están viviendo debido principalmente a su situación de desempleo. Pero desde el primer día dentro del proyecto, empieza a verse en ellas una pequeña transformación de su estado de ánimo, mayor motivación e ilusión por encontrar un empleo a corto medio-plazo”.

Hugo Sánchez, fotógrafo, es uno de los participantes del proyecto este año y se ha ofrecido a hacer una sesión para que todos actualicen su CV con nueva imagen.

Esa transformación es posible también gracias al equipo que se forma entre todos los participantes, creando una red de apoyo. “Durante toda la edición van apoyándose unas a otras, compartiendo información y recursos, mejoran su autoestima, aprenden cuáles son sus puntos fuertes y cómo potenciarlos, conocen nuevas herramientas de búsqueda de empleo… y sobre todo entrenan las competencias necesarias para reinsertarse al mercado laboral lo antes posible. Cuando finalizan parecen otras personas, su rostro se vuelve más amable y alegre, su actitud mucho más positiva, con mucha más energía para alcanzar ese objetivo profesional que se han marcado y mucho más preparadas para adaptarse a las nuevas demandas profesionales”, detalla Cristina.

“Lo que hemos comprobado durante estas últimas ocho ediciones, es que este proyecto las empodera realmente y que viven una transformación no sólo a nivel profesional, sino también a nivel personal que se proyecta también en su entorno más cercano. Es por eso, que cada vez son más las personas que acuden a Casa San Cristóbal recomendadas por algún amigo/a o familiar que ha participado o que conoce a alguien que haya participado y este proyecto le haya supuesto una mejora sustancial en su calidad de vida y cada vez es más difícil seleccionar a las 25 personas que van a participar en cada edición”, culmina.

Esa transformación se materializa en cifras muy positivas tanto a nivel de empleo, como de formación. En la edición del 2018, un 62% de las personas participantes cambiaron su situación; un 44% de ellos a través de la inserción laboral y un 18% al decidir continuar con sus estudios y mejorar su formación.

El proyecto tiene una duración máxima de cinco meses y las inscripciones para participar en él siempre están abiertas para ir cubriendo las bajas de las personas participantes que vayan encontrando empleo. Si eres vecino de San Cristóbal y quieres participar puedes obtener más información aquí, donde te explicamos todos los detalles del proyecto y te comentamos los requisitos.

Deja de pensar que no hay un trabajo para ti y pasa a la acción. Nosotros pondremos todos los medios para ayudarte a encontrarlo.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *