«Erasmus+ está ligado a mi crecimiento como persona»

Lidia, frente a la catedral de Breslavia

Lidia y Álvaro son dos de los estudiantes de Formación Profesional de Grado Medio que han obtenido una de las Becas Erasmus+ de Fundación Montemadrid que, con el apoyo de SEPIE, lanzamos cada año. Tienen 18 y 19 años respectivamente y esta ha sido para ellos su primera experiencia profesional. Él desde Eslovenia y ella, desde Polonia, nos cuentan cómo están viviendo esta aventura europea que esperan que transforme su vida tanto a nivel profesional, como personal.

 

¿Qué palabra define mejor la experiencia Erasmus+? ¿Por qué?

Álvaro: Para mí la palabra que mejor define esta experiencia es “única” ya que estoy conociendo a un montón de gente increíble y sobretodo estoy aprendiendo muchísimo en la empresa en la que estoy.

Lidia: “Enriquecimiento”. En estos 50 días he aprendido muchas cosas, desde nuevos aspectos en mi desarrollo, hasta aprender de una cultura totalmente distinta, entre otros. Ha sido un viaje que me ha enriquecido en muchos sentidos.

¿Habías hecho prácticas profesionales antes? ¿Cómo está siendo el aprendizaje?

Álvaro: No, nunca había hecho prácticas profesionales antes y la verdad es que por ahora está siendo todo súper interesante y súper chulo.

Lidia: Yo tampoco había hecho unas prácticas profesionales, ésta es mi primera vez. El aprendizaje está siendo genial, estoy conociendo muchas otras maneras de hacer las cosas a las que ya sabía antes, y de una manera o de otra también me sirve para educarme aún más.

Este año, al vértigo de arrancar una aventura en Europa, se ha sumado la pandemia… ¿Os han puesto medidas especiales en el lugar de trabajo? ¿Cómo habéis sobrellevado las restricciones sanitarias en vuestras ciudades europeas?

Álvaro: La verdad que aquí en Eslovenia no hay muchas restricciones en lugares abiertos (calles, parques…) pero luego en lugares cerrados es obligatorio llevar la mascarilla y echarse gel hidroalcohólico. En la empresa la única medida de seguridad que me han puesto es que puedo realizar teletrabajo los días de después a los eventos para el tratamiento de la fotografía y el vídeo.

Lidia: A decir verdad en mi centro de trabajo no me han puesto ningún tipo de medida, ya que en Polonia la pandemia está mucho más controlada y apenas hay casos. En Breslavia no hay muchas medidas frente al Covid-19, pero las pocas que hay se afrontan bien.

Álvaro disfrutando de la naturaleza de Eslovenia con otros compañeros Erasmus+

¿A qué te os ha costado más adaptaros respecto al ritmo de vida de la nueva ciudad? ¿Y lo que te os ha encantado y os gustaría que fuese así en España?

Álvaro: Sobre todo el horario me resulta un choque muy grande. Tener que comer a las 12 y cenar a las 6-7 de la tarde… pero bueno, más o menos, nos hemos acostumbrado. Me llevaría la naturaleza. Hay un montón y tienen un ambiente más sano.

Lidia: Lo más complicado de adaptarme ha sido el hecho de vivir en una ciudad con un idioma totalmente diferente, en la cual, si alguien no entiende inglés o cualquier otra lengua con la que estés familiarizado, la comunicación es prácticamente imposible. Algo que me gustaría que fuese igual en España, sin duda alguna, es la libertad que tiene todo el mundo en Polonia de ser y mostrarse como quieren, sin que a los demás les importe su opinión, o por el hecho de llevar «x» cosas sean más o menos valorados.

La independencia y ser responsable de uno mismo es otro de los aprendizajes de Erasmus… ¿Cómo lo habéis llevado?

Álvaro: Bien, la verdad que no me ha costado nada acostumbrarme a ser independiente y lo estoy llevando bastante bien.

Lidia: Ciertamente ha sido una barrera que para mí no ha sido muy difícil cruzar, puesto que siempre he sido una persona bastante independiente.

¿Para qué esperáis que os sirva esta experiencia Erasmus+?

Álvaro: Pues principalmente para que me nutra de información y pueda mejorar mis skills como fotógrafo y también para mi curriculum y mi futuro laboral. Todo esto ligado a mi crecimiento como persona.

Lidia: Para tener muchos más conocimientos para el día de mañana, tanto laboral como culturalmente, para crecer como persona y como trabajadora, y sobre todo para superar sin ayuda de nadie muchas de las barreras que se han puesto en mi camino.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *