“Santa Isabel la Real: 500 años de vida en un monasterio”

Imagen: Miguel Ángel Molina

Presentamos la exposición que culmina el proyecto puesto en marcha en 2008 por la Fundación Montemadrid y la Comunidad de Hermanas Clarisas para la conservación y puesta en valor de una de las joyas ocultas de Granada. La restauración, cuyo presupuesto ascendió a la cantidad de 1.185.910 euros, de los cuales la Fundación Montemadrid aportó 948.728 euros y la comunidad de Hermanas Clarisas los restantes 237.182 euros, se ha realizado por fases.

Los trabajos acometidos a lo largo de estos 13 años se llevaron a cabo en el retablo, las pinturas murales y el artesonado de la iglesia, así como en el compás de entrada, en la portería de acceso al convento, en la Puerta Reglar y en otros espacios menores, obras llevadas a cabo bajo la dirección del arquitecto granadino Carlos Sánchez, uno de los mejores arquitectos conservadores de monumentos de España, y de la Fundación Montemadrid. Entre otros hallazgos, el proceso de restauración conllevó el redescubrimiento, de gran interés, tanto desde el punto de vista histórico como artístico, del conjunto de pinturas subyacentes de la Puerta Reglar.

El Monasterio de Santa Isabel la Real es uno de los monumentos más importantes del Albaicín granadino y uno de los pocos monasterios que han estado habitados ininterrumpidamente durante tanto tiempo por la misma orden religiosa, superando todos los procesos desamortizadores del XIX y las dificultades económicas y la crisis de vocaciones del XX.

La muestra “Santa Isabel la Real: 500 años de vida en un monasterio”, que tiene carácter permanente y se integra en el recorrido de la visita al convento, recorre a través de diversos recursos museográficos el devenir histórico del monasterio y su conservación. La exposición está instalada en la antigua sala capitular, que ha sido necesario restaurar tras haber sido abandonada a otros usos menos nobles, como el de granero, a partir del XVIII. Así mismo, se ha restaurado un conjunto de bienes muebles pertenecientes al monasterio, que ahora se podrán contemplar en condiciones óptimas. La instalación incluye dos maquetas didácticas, reproducción a escala de los magníficos artesonados de la escalera principal y el presbiterio, realizadas por el arquitecto y académico Enrique Nuere, considerado el especialista más importante de Europa en carpintería de lazo. Junto a estas, se puede ver una recreación virtual del monasterio y su antigua huerta.

La exposición cuenta también el día a día de la Comunidad de Hermanas Clarisas relatado por ellas mismas: “Todavía de noche, el silencio lo envuelve todo y al toque de la campana nuestros corazones están prontos para buscar el rostro del Amado: comienza el día“ o “Continuamos el trabajo y encajando en la semana las clases de Teología, música, formación o reunión comunitaria. ¡Las horas pasan rápido!”, son algunos de los testimonios que se pueden leer.

Junto a la exposición, se ha presentado la fuente renacentista del claustro, restaurada a lo largo del presente año por la organización americana World Monuments Fund, entidad de origen estadounidense que ha aportado para ello la cantidad de 45.000 euros. Esta intervención de restauración ha incluido la recuperación del sistema hidráulico de la fuente, de modo que esta pueda seguir cumpliendo la primordial función que estos elementos tenían en los claustros monacales.

Durante el acto de presentación, José Guirao, director general de la Fundación Montemadrid y ex ministro de Cultura y Deporte, recordó que Montemadrid lleva restaurando monumentos por toda España desde antes del año 2000 y señaló que este “es un monumento poco conocido por los granadinos y por los turistas, sobre todo por dentro”. También explicó que el objetivo de este proyecto es “recuperar patrimonio, poner en valor patrimonio de primer nivel y, a partir de ahora, intentar difundirlo para que cuantas más personas lo conozcan y lo disfruten mejor.  Aprenderán cosas, disfrutarán de un patrimonio extraordinario en una ciudad extraordinaria”. Además subrayó que la Fundación Montemadrid, cuya fuente principal de ingresos son los Montes de Piedad, adquirió hace cinco años el Monte de Piedad de Granada para dar crédito prendario a la sociedad granadina y que “esta inversión aquí supone devolver a la ciudad de Granada parte de lo que la ciudad de Granada ha dado a la Fundación, que se dedica a fines sociales y culturales”.

Santa Isabel la Real fue uno de los primeros monasterios fundados en Granada por la reina Isabel la Católica, doce años después de la conquista de la ciudad. Situado en el Albaicín, declarado Patrimonio de la Humanidad, es una de las grandes joyas de Granada, a veces algo oculta al visitante tras el brillo de la Alhambra.  La presente exposición y el esfuerzo realizado en la restauración del conjunto pretenden contribuir a su mayor conocimiento y disfrute.  Este monasterio, cuya belleza captó el interés y compromiso de la Fundación Montemadrid o de World Monuments Fund, continúa hoy habitado por las mismas monjas clarisas que lo fundaron.

La información sobre la visita guiada a la exposición, que incluye la iglesia y el interior del convento, puede consultarse en la página web del monasterio.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *