La crisis, mucho más dura para las personas con discapacidad

Todos conocemos a alguien que lo está pasando mal por culpa de la crisis. Son muchos los que han perdido su empleo y los que no consiguen reincorporarse al mercado laboral por mucho que lo intentan cada día. Sin embargo, según los datos del Atlas Laboral de las Personas con Discapacidad 2016, esta etapa está resultando en España mucho más complicada para las personas con discapacidad.

La información de este estudio, impulsado por Grupo SIFU y la Universidad de Sevilla, alerta sobre la necesidad de tomar medidas que aseguren el cumplimiento de los objetivos de integración señalados en la Ley General de Discapacidad (LGD), que actualmente están lejos de ser alcanzados. Una normativa que en 2008 ya incumplían nada menos que un 75.7% de las empresas públicas y privadas; y que ha crecido hasta un preocupante 81.1%.

La tasa de paro de las personas con discapacidad es incluso superior a la de la población general: un 35% ante un 26%. Una brecha del 9%, que hace siete años era cuatro puntos inferior. Además, conviene tener en cuenta que ese 35% computa sobre las personas dadas de alta como demandantes de empleo y no sobre el total de población con discapacidad. En realidad, tan sólo la cuarta parte de este colectivo tiene un trabajo en nuestro país.

La discriminación por sexo también es un problema para las personas con discapacidad. La tasa de empleo de los hombres es del 26%, cuatro puntos superior al de las mujeres, pese a que ellas suelen acreditar más formación. El salario medio anual bruto de las féminas es de 17.208 euros, unos 3.200 euros inferior al de los hombres. A esto hay que agregar que los empleados y empleadas con discapacidad cobran un 16% menos que la población general por realizar el mismo trabajo.

Los datos aportados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) también son alarmantes. Entre 2010 y 2013, la media de bajada del salario bruto de las personas sin discapacidad fue de unos 40 euros. En cambio, en ese mismo periodo, los honorarios de las personas con discapacidad descendieron unos 1.400 euros, una cantidad hasta 35 veces mayor.

Queda claro que hacen falta muchos más esfuerzos para garantizar la integración y la igualdad en el ámbito laboral. Desde Fundación Montemadrid hemos apoyado proyectos como los de Ibergrupo Centro Especial de Empleo, que trata de generar ‘empleo verde’ para personas con discapacidad intelectual; o los de la Asociación Nuevo Horizonte de Padres y Tutores de Personas Autistas, donde se trabaja para conseguir empleo con apoyo para adultos con autismo.

Puedes descargar aquí el Atlas Laboral de las Personas con Discapacidad 2016.

Fuente imagen

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *