Porque ellos y ellas lo valen: reconocimiento a los voluntarios de la Fundación

En Fundación Montemadrid hemos reconocido el gran trabajo que las personas voluntarias realizan en nuestros centros propios. Para ello, celebramos un pequeño pero emotivo acto en el auditorio de nuestro Centro Educativo Ponce de León.

Este acto es solo un gesto para hacer visible la importancia que tiene actualmente el voluntariado y que seguirá teniendo en los próximos años para la Fundación, y un agradecimiento a todas las personas voluntarias y su compromiso por hacer de sus barrios y centros un lugar mejor para la gente.

El grupo de personas que realiza voluntariado en Montemadrid es diverso. Su rango de edad es muy abierto, empezando desde los estudiantes del Centro Educativo Ponce de León, con apenas 16 años, hasta los socios del Espacio para Mayores Conde de Elda -que no quieren decirnos cuantos tienen-, y pasando por el Centro Casa San Cristóbal, que es la “casa” de nuestro voluntario más veterano.

Cuando acuden a nuestros espacios en los que hacen voluntariado, cada uno desarrolla una labor diferente. Algunas personas comparten su tiempo ayudando a otras, otras colaboran enseñando sus pasiones y aficiones a la gente que quiera aprender. Y, por último, también hay voluntarios que echan una mano manteniendo y ayudando a los centros en los que participan. Todas las actividades que realizan son igual de importantes, y todas esas personas desempeñan una labor fundamental.

Cristóbal Sánchez, el director general de Fundación Montemadrid, junto a la directora del Centro Casa San Cristóbal, Isabel Rey, al director y la directora pedagógica del Ponce de León, Montserrat Pérez y Juan Antonio Jiménez, hicieron entrega de unos diplomas a los voluntarios. Algunos de ellos, como Charo, voluntaria en el Espacio para Mayores Conde de Elda, aprovecharon para decir unas palabras y contar lo agradecida que se sentía por el reconocimiento a su trabajo durante el año. A continuación, voluntarias del Ponce de León llevaron a los invitados a conocer el centro, que cuenta, además del Centro Educativo, con un Centro Ocupacional, un Centro Especial de Empleo y los Huertos Montemadrid.

Para cerrar la jornada, todos disfrutamos de un pequeño desayuno donde pudimos conversar con los voluntarios, escucharlos, conocer sus historias e intercambiar impresiones. Después, con la cara alegre, cada uno volvió a sus quehaceres, esperando el fin de semana que estaba por llegar. Y, el lunes, volvieron a hacer voluntariado.

Si tienes curiosidad o quieres más información de los voluntariados que se hacen en los centros de Fundación Montemadrid, ¡puedes ponerte en contacto con nosotros a través de este formulario!

*Artículo escrito por Jorge Serrano Molina, responsable del Espacio para el Voluntariado de la Fundación Montemadrid.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *